¿Qué diferencias hay entre que un pie de gato duro o blando?

Sobre todo las sensaciones que trasmiten en la pisada y la fuerza que puedo aplicar a pequeños cantos. Los modelos de pie de gato que tienen mayor dureza en su palmilla se suelen usar para escaladas verticales o sobre cantos pequeños y los blandos son más comunes para usar sobre desplomes, techos o adherencias ya que nos permitirán mayor superficie de apoyo al adaptarse a la forma de lo que queremos pisar.

Hace tiempo, era raro encontrar modelos de pie de gato blandos pero cada vez es más común ya que nos trasmiten mayor sensibilidad.

Hay de tener en cuenta que con modelos demasiado blandos puede costar acostumbrarse a escalar y es necesaria más fuerza en las piernas para superar algunos pasos. Eso sí, una vez que nos acostumbramos ganamos mucho en percepción y precisión a la hora de escalar. Notaremos que abrazamos con los dedos las cosas que pisamos y sabremos si se está quedando el pie o está a punto de irse con más sensación que con un pie de gato duro.

Quizás si es tu primer modelo el que estás a punto de comprar no sea lo más recomendable un pie de gato demasiado blando, pero sí que lo recomiendo si ya tienes un modelo más duro, de forma que puedas cubrir así todas las necesidades.

Por otro lado, si eres un escalador grande o pesado es mejor que tiendas a usar un modelo de pie de gato tirando a duro para que no sufran mucho los dedos de los pies ya que tendrás que mover peso y su palmilla dura puede ayudar a tus dedos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 19 =