¿Por qué cambian tanto las tallas de los pies de gato de una marca a otra?

Aquí tenemos un problema y es la falta de un estándar en tallas de pies de gato para todas las marcas. En cierto modo, es normal por la forma tan diferente de unos modelos a otros, aún así es cierto que la cosa se va de madre a la hora de elegir y parece que, para comprar, tengamos que tener un master en tallas .

Ya no digo nada si vas a comprar por internet. Puede resultar una lotería acertar en tu talla aunque ya tuvieras un modelo anterior de pie de gato de la misma marca.

Si vais de compras, será mejor ir a última hora de la tarde. A esa en la que a los vendedores igual no les hace mucha gracia pero cuando vuestro pie estará en su momento más apropiado para saber qué talla es la que necesitas.

No es la primera vez que se ve a un escalador que se ha comprado unos pies de gato y el día que se los va a poner para estrenarlos en roca, después de una no muy larga caminata, no le entra ni tirando más fuerte que en los monodedos de Action Direct.

Hay un pequeño truco si os pasa eso o si adquirís un modelo de esos que van muy ajustados o con forro interior, y consiste en poner un pequeño trozo de bolsa en el talón del pie de gato que hará resbalar mucho mejor a tu pie y que entre con suavidad. Llevar una crema o una banda tipo Compeed para las rozaduras tampoco es mala idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =